Publicado: 17 de Octubre de 2017

No siempre los niños consiguen expresar sus emociones de forma verbal. Es por eso que tanto en las escuelas como en casa se les ofrecen otras herramientas para que den rienda suelta a sus sentimientos y comiencen a manifestar sus emociones. Una de estas alternativas es la pintura: dale unos lápices de colores y una hoja en blanco y, a través de dibujos que igual te parecen inocentes, expresará sus emociones casi por arte de magia. 

En este artículo se propone un método sencillo para conocer un poco más cómo se siente tu hijo, ¡anímate a ponerlo en práctica!