Publicado: 14 de Mayo de 2016


Para empezar el entrenamiento primero hay que conocer y saber identificar los 3 estilos básicos posibles de conducta interpersonal:

El estilo agresivo: los ejemplos típicos de este estilo son la pelea, la acusación, la amenaza y en general todas las actitudes que agreden los sentimientos de los demás. 

El estilo pasivo: son las actitudes de las personas que dejan que los demás la pisen, cuando no defienden sus intereses y que hacen todo lo posible por complacer a los demás.

Estilo asertivo: es la conducta que se da cuando la persona defiende sus propios intereses, expresa sus opiniones libremente y no permite que los demás se aprovechen de ella.

Más detalles